Fundación Nido

La Fundación Nido tiene su origen en el centro de Rehabilitación y Educación Especial” El Nido” inaugurado en 1977 como fruto de la iniciativa de varios padres con hijos afectados de parálisis cerebral, que ante la inexistencia de un lugar que atendiera las necesidades educativas y de sistencia de sus hijos, decidieron asociarse.

En 1995, la asociación se traslada a una nueva instalación en un antiguo colegio en Campamento. El mayor problema de la asociación era el espacio. La residencia necesitaba urgentemente una ampliación, no sólo para aumentar las plazas disponibles si no también el servicio del centro de día.

Andrés Aberasturi, uno de los padres de la asociación y conocido periodista, escribió a la fundadora contándole la situación del colegio y la necesidad de ayuda, y diez días después, los representantes hicieron una primera visita al colegio.

La Fundación Esther Koplowitz se hizo cargo del proyecto y encargó al arquitecto Ricardo Landaluce el diseño. Posteriormente, FCC construyó el nuevo edificio de tres alturas que hoy es una realidad y que permite duplicar la capacidad del centro actual con un nuevo edificio de 3000 m2 que abraza las edificaciones existentes. Está compuesto por dos fachadas, una orientada al sur y otra al este, en la que se han construido casitas-habitaciones para los residentes.

En el interior no falta ni un detalle, en la planta baja rasante se alberga la zona de instalaciones, iluminada de forma natural mediante un patio inglés rematado con una lámina de agua. Sobre el rasante, la configuración de cada planta es intuitiva. En el caso de la planta baja se disponen dos salas diáfanas polivalentes, la sala Rock n’ Roll y la sala algodones, y en la primera planta once casitas iguales con capacidad para 22 camas. Las columnas están forradas de materiales diferentes para que a través del tacto los niños tengan sensaciones diferentes. La luz también ha sido estudiada detalladamente cumpliendo una doble función la de la iluminación y la estimulación.

Se ha convertido en un referente arquitectónico en el que el nuevo edificio alcanza la máxima funcionalidad al servicio de las personas que van a habilitarlo, cuyo estado de salud en muchos casos es muy delicado. La calidad técnica y arquitectónica se han hecho realidad siempre con el máximo cuidado del medioambiente: cubiertas vegetales, agua reutilizable, luz natural, usos de leds y materiales reciclados han sido algunas de las buenas prácticas ambientales que se han llevado a cabo en el proyecto.

Testimonios

  • Fundación Nido
    Andrés Aberasturi, presidente de la Fundación Nido

    "Doña Esther tuvo una respuesta casi inmediata interesándose por nosotros y por el proyecto en cuestión que era la ampliación de la Residencia de El Despertar."

  • Fundación Nido
    Mª José Bollaín, Presidenta de Asociación "El Despertar"
    "Cada uno de nosotros tiene siempre en la cabeza a 57 hijos, porque buscamos el bienestar de todos ellos sin distinción.”
  • Fundación Nido
    Mari Cruz Pérez

    “Gracias a la Fundación Esther Koplowitz, vamos a ver cumplido nuestro sueño, tener una residencia perfectamente adaptada a nuestros chicos”.

     

  • Fundación Nido
    Adolfo Aparicio, padre

    “Aprendemos y hacemos nuestras terapias con alegría, en un ambiente familiar de cariño.”

     

  • Fundación Nido
    Ricardo Landaluce, arquitecto del proyecto de ampliación de la Fundación Nido

    "Esta experiencia ha sido un regalo inesperado, la valoro muy positivamente."

Multimedia