Presentación y perfil de Doña Esther Koplowitz

La Fundación Esther Koplowitz se creó el día 13 de diciembre de 1995.

Con la creación de la Fundación se ha institucionalizado una actividad que Esther Koplowitz desarrollaba individualmente y de forma personal desde los años setenta.

Biografía Esther Koplowitz

Esther Koplowitz es una destacada empresaria, actualmente accionista, consejera y vicepresidenta de Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), uno de los grupos europeos más importantes de agua, servicios públicos, infraestructuras y cemento. 

Su labor empresarial le ha llevado a ocupar cargos de relevancia internacional en compañías líderes mundiales como Vivendi Universal y Veolia Environnement, de las que Esther Koplowitz ha sido consejera y en momentos en que la presencia de la mujer en los consejos era prácticamente nula.

Desde hace décadas, su ingente labor filantrópica se ha centrado tanto en ayudar a los más desfavorecidos de la sociedad como en el apoyo al avance científico y la investigación biomédica, sin olvidar las numerosas acciones de fomento de la educación y la cultura. Para realizar todas estas actividades, en 1995 creó la Fundación Esther Koplowitz como instrumento para ejecutar una serie de actuaciones muy diversas pero siempre orientadas a ayudar a los más desfavorecidos.

En lo que se refiere a Obra Social, destacan la construcción y equipamiento, en 2001, de la residencia para mayores Nuestra Casa, ubicada en Collado Villalba (Madrid) que cuenta con 140 plazas de residentes más 45 plazas de Centro de Día. La Fundación ha impulsado la realización de diversas actividades de animación y divulgación sociocultural para los usuarios del centro, aglutinadas en el programa 'Los viernes de la Residencia' que ha cumplido ya los diez años de funcionamiento y por el que han pasado más de 400 conferenciantes especialistas en todo tipo de áreas culturales y de ocio.

En 2003, la Fundación Esther Koplowitz construye y equipa en Barcelona la Residencia Fort Píen con 137 plazas de residentes para ancianos sin recursos, más otras 30 en régimen de Centro de Día. La Residencia fue donada a su ayuntamiento que se encarga de su gestión.

Un año más tarde, en 2004, la Fundación desarrolla en Valencia un proyecto asistencial puntero al crear una residencia, La Nostra Casa Vall de la Ballestera, para personas mayores de edad con distintas capacidades ^sicas y psíquicas. En ella residen 60 internos y se atiende a 42 en Centro de Día. La Residencia cuenta con unas extraordinarias dotaciones entre las que destacan la piscina terapéutica y la primera sala Snoezelen de estimulación sensorial que se instaló en España.

El desarrollo más reciente se ha materializado en el apoyo a la Fundación Nido.  La Fundación Esther Koplowitz y ha construido y donado un edificio totalmente equipado —obra del arquitecto Ricardo Landaluce— que ha duplicado la capacidad de la Residencia El Despertar, especializada en la atención a niños y adultos con parálisis cerebral. La residencia acoge a 22 residentes y cuenta con un Centro de Día que atiende a otras 60 personas; con lo que cumple una extraordinaria labor como 'centro de respiro' para sus familias. La aportación de la Fundación ha convertido a la residencia en un auténtico referente arquitectónico y dotacional en su género. 

En este mismo ámbito asistencial destaca la construcción de un parque urbano y zona de ocio en la Unidad de Psiquiatría Infantil y Juvenil del Hospital Gregorio Marañón (Madrid) mediante la habilitación de una terraza. La dotación se ha convertido en un punto de referencia de la Unidad. 

La Fundación Esther Koplowitz ha participado también en la construcción, en Majadahonda

(Madrid) del Colegio Cepri, un centro de educación especial para personas con Trastorno del Espectro Autista y trastornos graves de personalidad.

El apoyo y el impulso a la investigación cientifica es una de las líneas de actuación claves de la Fundación dentro de la cual, el mayor proyecto desarrollado ha sido la construcción y equipamiento del Centro Esther Koplowitz de Investigación Biomédica inaugurado en 2010. Se trata de un edificio de diez plantas que cuenta con más de 400 investigadores. Donado a la Fundación Clínic de Barcelona, este Centro es líder en España y uno de los diez primeros de Europa. El Centro Esther Koplowitz de Investigación Biomédica centra su investigación traslacional y clínica en seis líneas de investigación tales como el cáncer, el Alzheimer o la diabetes y ya ha realizado avances muy importantes en el diagnóstico y control de enfermedades. 

En 2006, la Fundación donó al Hospital Clínico San Carlos de Madrid el primer Sistema Quirúrgico Da Vinci de cirugía robótica del sistema sanitario español. La donación se realizó durante la gestión, como director del hospital madrileño, del Profesor Joaquín Poch, actual presidente de la Real Academia Nacional de Medicina. La donación de este primer equipo dio lugar a la creación del Programa de Cirugía Robótica Esther Koplowitz que, hasta el momento, ha superado las 3.000 intervenciones quirúrgicas.

Igualmente, la Fundación ha participado y contribuido —como donación a fondo perdido— a la creación del Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA), promovido por la Universidad de Navarra.

El apoyo al fomento de la educación y la cultura se ha plasmado en numerosas actuaciones, dentro de las cuales destaca la construcción y equipamiento de un Colegio Mayor de 238 plazas en el campus de Pozuelo de Alarcón (Madrid) de la Universidad Francisco de Vitoria. Una iniciativa que ha sido complementada con un programa de becas que permite el acceso a la educación superior a todo tipo de alumnos. 

Han sido muy numerosas las actuaciones de la Fundación en la restauración del patrimonio artístico y religioso en diferentes localidades españolas, así como el apoyo a actividades musicales y la colaboración con numerosas asociaciones y organizaciones dedicadas a la ayuda a los más desfavorecidos. 

Toda la labor realizada por Esther Koplowitz ha merecido numerosos reconocimientos y distinciones a lo largo de su vida entre los que destaca, por su relevancia institucional y su relación con el objeto de la Fundación, la Cruz de Oro de la Orden Civil de la Solidaridad Social, concedida por el Gobierno en 2008 a propuesta del ministro de Trabajo y Asuntos Sociales e impuesta por SM la Reina Doña Sofía. 

En 2014, la filántropa española es distinguida con la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X El Sabio, que distingue a aquellas personas "que hayan contribuido en grado extraordinario al desarrollo de la educación, la ciencia, la cultura, la docencia o la investigación, siempre que sea patente el nivel excepcional de sus méritos". 

Con anterioridad (2001), el Consejo de Ministros había distinguido a Esther Koplowitz con la Gran Cruz del Mérito Civil por su amplia trayectoria en el apoyo a obras sociales. 

En 2014 recibe también la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo por su incansable labor empresarial y filantrópica.

El cuidado del medioambiente ha sido también una faceta por la que se ha reconocido a Esther Koplowitz, tanto desde su faceta empresarial como a través de la Fundación que lleva su nombre; labor por la que fue distinguida con la Gran Cruz de la Orden Civil al Mérito Medioambiental.

El apoyo a la Cultura y, en concreto, la continua promoción de libros científicos de contenido histórico realizada e impulsada por Esther Koplowitz fue reconocida por la Real Academia de la Historia que, en 2004, la distingue con la Medalla de Oro de la institución.

En reconocimiento a la notable labor empresarial, social y asistencial desarrollada por su

Fundación el gobierno autónomo madrileño distinguió, en 2009, a Esther Koplowitz con la Medalla de Oro de la Comunidad de Madrid, la máxima distinción de la región.

De forma similar, el Ayuntamiento valenciano reconoció en 2004 el esfuerzo de la Fundación en el cuidado de los más necesitados y nombró a su presidenta, Esther Koplowitz, Hija AdopIva de la Ciudad de Valencia.

El constante apoyo a la ciencia y la innovación, en el que la creación del Centro Esther Koplowitz es uno de sus grandes desarrollos, le fue reconocido con la Medalla al Mérito Científico de la Ciudad de Barcelona que le fue entregada en 2014 por el entonces alcalde de la ciudad, D. Xavier Trias. 

Dentro de los reconocimientos internacionales a la labor de Esther Koplowitz tiene una especial relevancia la Cruz de la Orden de Caballero de la Legión de Honor Francesa, que recibió en 2012 otorgada por el gobierno del país vecino.

GALERÍA MULTIMEDIA